viernes, 8 de abril de 2011

...allí hay que irse a respirar, a soñar, a alargar las horas en lo infinito de las sensaciones...




Si algo caracteriza el final del invierno en este país, es el olor penetrante de las brasas de sarmiento aderezando el dulzón aroma del ajo asado. Los ajos sembrados en menguante antes de acabar el año, ofrecen el tamaño, textura y sabor idóneos para ser degustados con exquisito placer, regados con buen vino y mejor pan, por San José. Y esa es la fecha en la que el invierno deja de ser constante y se permite lindas ligerezas. Y no por eso, guarda agazapadas sus garras para días venideros. Y en esta época que es cuando en realidad el año comienza, cuando lo viejo, lo dormido retoma sus hábitos y despierta en flagrante despilfarro de aroma y color y decido contar lo que en este País de Jauja vaya aconteciendo o a mi interés me parezca oportuno.

6 comentarios:

dama_serena dijo...

Llegué para quedarme un tiempo, el que duren tus letras. Gracias por indicarme el camino.

Besos

haydée dijo...

Me alegra haber encontrado su país.

Daryus dijo...

Buenos dias dama_serena el pais esta comenzandose a levantarse, en breve iremos poniendo todo loq ue esnecesario para disfrutar. Besos

Daryus dijo...

Muy buenos dias haydée, mi pais hummmm. Hara falta manos que lo construyan. Besos

Maiko 舞子 dijo...

Primavera, luz, color, y alguna que otra sonrisa, en mi blog si Vos lo Desea, tiene un juego, admito que tengo curiosidad.
Besos y gracias

Daryus dijo...

Lo Acepto Maiko aunque con restricciones. Un beso, feliz dia