domingo, 8 de mayo de 2011

Guisantes con Jamón



Pensareis que es una receta demasiado simple, y en verdad que lo es, pero aquí estoy yo para complicarla. Estos días se me ha ofrecido una pínche de cocina, y la he aceptado. Le gusta recostarse en la pila y fregar los cacharros y platos que ensucio entre otras cosas, por que también le gusta probar lo que hago. Como iba a pasar un tiempo a mi lado, que menos que comprarle un mínimo uniforme que no desentone con el ambiente. Un delantal negro, con ribetes de blonda blancos, pensé que seria suficiente y no me equivoque, las tetas quedan accesibles por los costados, la espalda y el culo al descubierto separados por una delicada lazada ofreciéndome una vista relajante, y como casi siempre esta de espaldas, atenta, en el fregadero creo que con el delantal es suficiente.
Vamos a por la receta que me despisto, claro mirando ese culo, quien no. Necesitamos guisantes, y empiezo a complicarlo, los mejores los de lagrima, ya se que son difícil de conseguir, aquí no, la ventaja de vivir en una país de jauja, pero podéis utilizar los que queráis. Un poco de maicena, para espesar el fume que también tendremos, en su defecto sirve el que viene en brik, ajos, cebolleta fresca, pimienta negra recién molida, virutas de jamón si es del bueno mejor, y jengibre fresco para lo que se nos pueda ocurrir.
Se pone a pochar la cebolla a fuego suave que se ablande junto con el ajo, limpiamos el jengibre, su aroma invadirá la estancia y pensaremos en otra cosa, pero a lo que estamos, se tritura haciendo una pasta, y se le añade a lo que tenemos en el fuego esperaremos un tiempo a que todo se vaya conjuntando.
Miraba hacia el fregadero, y a mis manos, envueltas en los guantes de látex, sin querer o queriendo mi mano derecha empezó a subir por sus muslos, despacio conquistando cada centímetro de su piel, hasta llegar arriba, donde termina en muslo y todo se hace uno y salte al otro muslo y empecé a descender de la misma manera. Me gusto esa sensación, ese tacto irreal del látex y la piel, y volví a subir, mas despacio, apoderándome ya de todo, me encontré con el coño, y pase mis dedos por el, sentí el rumor, las ganas, la humedad, me gustó. La pínche estaba en silencio fuertemente asida al estropajo, intentado contenerse. Jugué y metí un dedo, me gusto su reacción, mas humedad, seguía inclinada, me gusta esa posición, separe mas sus piernas y entró el segundo sin problema. Jugué mas, la lleve al limite, mis dedos entraban en sus agujeros, en el coño, en el culo que se abría mas y mas, reclamando algo mas grueso, sus manos estrujaban con fuerza lo que tenían asidas, aguantaba esperando que le permitiese correrse y llego el aroma a quemado.
Primer intento a la basura, a comenzar de nuevo.
Con un poco mas de cuidado, el fuego mas bajo, y haciendo lo mismo, los aromas empiezan a fundirse, el dulzor de la cebolla, el punto del ajo, el oloroso jengibre, la maicena, el golpe de pimienta, el fumé, un caldo meloso, ligeramente espeso y claro, lo dejamos un tiempo que se mezclen los sabores y la harina cueza y pierda el sabor de nueva. Y vuelvo a mirar el culo, y el tarro con las sobras el jengibre, y no lo puedo evitar. Me acerco a ella, sigue en el mismo sitio, en la misma posición no tiene nada que hacer pero me gusta verla así, esperando que ensucie algo para ella limpiarlo. Me coloco tras ella, beso su nuca, aspiro el olor penetrante de su pelo, mis manos se deslizan por delante, recorren la piel bajo la tela, pellizco los pezones, crecen respondiendo a mi saludo, se hecha hacia atrás, contra mi pecho, los suelto la obligo a inclinarse, en la posición que tiene que estar. Su culo se restriega contra mi polla, Mis manos bajan, con una mano separo la pierna izquierda, la otra la poso por completo en el coño, y lo froto con fuerza. Se escurre, noto su respiración agitada, sus manos buscan donde asirse, los brazos, se clavan en el borde del fregadero, aumento el ritmo, le gusta, se concentra para no correrse. Mi polla crece, el culo esta a mano, unto los dedos en la pasta de jengibre, los poso en el clítoris, lo masajeo, bajo por la raja, pica, le pica, se mueve inquieta, la penetro con ellos, hasta el fondo, despacio, el jengibre necesita su tiempo de acción, mi inclino con ella, me siente, siente mi polla. Su culo se abre y se cierra, se abre, su cuerpo se cimbrea, mi mano la dirige, la mantiene anclada a mí. Sus manos se mantienen en el aire sujetando nada. Me bajo el pantalón, despacio voy buscando la entrada de su culo, ha pasado el tiempo necesario, esta desbocada, acerco la punta, entra, quiere metérsela entera, la freno. Espera tu momento, aumento la velocidad en la mano, me retiro, ella aprovecha cualquier movimiento para empalarse entera, vuelvo a entrar despacio, sintiendo como mi glande hace ceder su esfínter, pasa, la siento envolviéndome, calido, sedoso. Muevo la mano para que ella se contonee, esa es la caricia que quiero para mi polla hoy, nada de mete saca, sus espasmos, su torsión. No aguanta mas, se que no puede, le doy permiso, se corre una vez, dos, llega a una tercera antes de que yo me corra. Termina exhausta, se arrodilla, lame mi polla, la lame, la limpia, como debe ser, le permito que se frote, y se frota ante mis ojos.
Solo queda incorporar los guisantes, mantenerlos unos minutos en ese caldo caliente, servir en el plato y adornarlos con las virutas de jamón. Ya veis no es nada complicada la receta.

6 comentarios:

Maiko 舞子 dijo...

Me has pillado un poco cansada porque llevo un mes de ordago, pero sabes una cosa??? no hay una receta un poco mas complicada y larga? es tan sencilla los guisantes con jamon.......
je.
Besitos

Daryus dijo...

Las hay Maiko 舞子 , las ire poniendo segun sean realiazadas, en el fondo es que me gustan las cosas sencillas ;)) Un besito

Anónimo dijo...

jajajaja buena receta señor...
menos mal que escogio esta receta tan sencillita, imaginese si hubiera escogido algo mas complicado como una paella..creo que aun estaria metido en la cocina...jajaja

saluditos

maria luisa

Daryus dijo...

maria luisa, el arroz casa muy bien con las sumisas, lo tendre en cuenta para la proxima receta, veras como si :)) un besito

aylin dijo...

Sinceramente,no se por qué será pero no me he enterado de cómo se hace la receta...será que no me gustan los guisantes...xd

Daryus dijo...

Lo que importa es la compañia aylin y dos que se quieren con uno que coma basta, era asi no? ;))